Saltar al contenido

6 supersticiones sobre la venta de ebooks que todo el mundo da por supuesto

Venta de ebooks y sus supersticionesCuando te planteas escribir un libro siempre debes enfrentarte a una serie de dudas. La mayoría de ellas tienen que ver con la venta de ebooks y te asaltan sin piedad. Una tras otra. Hasta hacer que tu idea de lanzarte al teclado se tambalee y esté a punto de caer al suelo y romperse en pedazos.

Por eso, hoy me gustaría poner algunos puntos en claro y disipar las nieblas del mito y la superstición que han acabado aferrándose a la autopublicación de ebooks.

Aquí va un recopilatorio de las 6 leyendas que más se repiten. Las he sufrido en mi propia piel, pero con suerte he podido deshacerme de ellas y darles la patada. Espero que lo disfrutes.

Superstición #1: Cobrar por algo está mal

Es lo primero que pensé cuando me planteé la venta de ebooks al principio de mi corta carrera como escritor. Resultaba raro querer que alguien pagase por algo de lo que tenía que decir. Me hacía sentirme mal.

Al igual que nos pasa a muchos, a mí me causaba rechazo tener que ponerle un precio a mi libro. Un millón de preguntas me rondaban la cabeza:

  • ¿De qué voy, acaso me creo que puedo cobrar por «esta basura»?
  • ¿Estaré engañando a la gente?
  • ¿Y si me estrello con todo el equipo?

Y así constantemente.

Lo cierto es que aunque hay que estar un poco chiflado para querer publicar un ebook, querer cobrar por él es de loco de atar. Creo que se debe a que en España vemos el dinero como algo malo.

Algo sucio. El que tiene dinero es porque lo ha robado o ha explotado a alguien. Tal vez ese alguien esté viviendo en la calle por su culpa. Yo no quiero ser así.

Cuando en realidad es perfectamente normal querer que se te retribuya por un trabajo bien hecho. ¿Acaso no pagamos al panadero por el pan que le compramos? ¿Por qué nos sentimos mejor cuando recibimos un salario a final de mes que cuando pensamos en la venta de ebooks?

Hay que quitarse de encima esa sensación y darle la vuelta: terminar de escribir un ebook es el fruto de muchísimas horas de esfuerzo. Merece ser recompensado de la forma que uno mejor estime.

Superstición #2: Un ebook gratuito no sirve de nada

La otra cara de la moneda. La mejor estrategia para la venta de ebooks también puede aprovecharse del «efecto gratis». De hecho, cuando veíamos cuál era el mejor precio para un ebook, gratis es la mejor manera de llegar a un público más amplio.

Colocar tu ebook es las estanterías virtuales no cuesta dinero, al contrario que su contraparte en papel. Por eso, puedes aprovecharte y tener tu ebook ahí para que se lo descargue cualquier persona interesada en tu tema.

Esta estrategia puede interesarte si lo que quieres es conseguir la máxima divulgación de tu obra en un momento determinado. No todo gira en torno al dinero, puede que prefieras posicionarte como una autoridad en un nicho profesional determinado o captar más lectores de tu serie de novelas poniendo el primer volumen gratis.

Un libro gratuito se divulga a una velocidad muy superior que uno de 0,99 euros. Siempre.

Superstición #3: La piratería es el demonio

En línea con lo anterior, mucha gente cree que la venta de ebooks se resiente con la piratería y que por tanto es mala. ¡Va a acabar con la música, las películas y ahora quiere cargarse a los libros!

No negaré que la piratería afecta a las ventas de cualquier bien digital. Es evidente. Pero también es cierto que luchar contra ella es una pérdida de tiempo y dinero. Podríamos debatir sobre cuál es el origen de la piratería y cómo solucionarla en parte, pero no es el objetivo de este artículo.

Basta con saber que la piratería es un arma de promoción como cualquier otra. Puede que incluso mejor porque no depende de ti. Existe una razón por la que escritores como Gabriel García Márquez subían sus propios libros a las plataformas de piratas.

Para entenderle, tenemos que ver el problema con ojos nuevos:

  1. Un ebook pirateado es un buen ebook. Nadie va a copiar tu libro si es una basura infumable.
  2. Ayuda a divulgar tu obra y darla a conocer a otros lectores. Proporciona un alcance muy superior al que como autores desconocido podrías aspirar.
  3. Algunas personas acabarán comprando el original, algo que no sucedería de otro modo.
  4. Si el ebook es bueno, creará fans entre los piratas.

Conseguir esos fans es el objetivo de cualquier autor. Si la piratería te ayuda a conseguirlos, bienvenida sea.

Superstición #4: La autoedición es la solución

Mi opinión al respecto es que autoeditar un libro en papel es tirar el dinero por el retrete. Sé que hay muchas personas que aún lo ven como algo que merece la pena. Ver la obra a la que le hemos dedicado tantas horas de nuestra vida en los últimos meses o años como algo tangible y físico parece que tiene más valor.

Es cierto, pero autoeditar un libro supone un coste de oportunidad (en dinero sobre todo) que el ebook no tiene.

Ahora mismo, si tienes tu libro y portada listos podrías publicarlo en formato ebook con Smashwords en menos de 5 minutos.

Coste: 0,00 euros. ¿Ejemplares? Desde cero hasta infinito.

Coste de la autoedición: a partir de 2.000 euros para entre 100 y 500 ejemplares.

Para mí, el coste monetario y de oportunidad que supone la autoedición supera con creces el valor sentimental de ver tu libro en papel. La venta de ebooks es rápida, sencilla y barata, además de contar con una escala de distribución mundial.

El libro de papel no le llega ni a la altura del zapato.

Superstición #5: Mi trabajo acaba con el punto final

No, no y no. Este es el error más grave que he cometido con mi segundo ebook, El Informe Android, un libro de unas 20.000 palabras que escribí en unas 3 semanas. Pensé que el tirón del primero serviría para lanzarle y no hice ningún tipo de promoción.

Creí que se vendería solo. Pero me equivoqué.

La venta de ebooks empieza mucho antes de poner el punto final a un libro.

Aprendí una lección muy valiosa y la plasmé en la entrada del otro día sobre cómo diseñar una estrategia de marketing para escritores que te recomiendo que leas. Ahí encontrarás muchas ideas sobre el tema.

Darle visibilidad a tu obra es tan importante como escribirla. Necesitas ponerla delante de cuantos ojos sea posible, de lo contrario, todas esas horas delante del ordenador no habrán servido de nada. Puedes haber escrito el mejor libro del mundo que nadie se lo descargará.

Superstición #6: Sólo yo sé lo que quieren mis lectores

Cuando escribes una novela, puede que esto sea cierto. A fin de cuentas, la historia vive en tu cabeza y hasta que no la pones negro sobre blanco es imposible trasladarla a otra persona.

Al escribir El Consultor me di cuenta de esto. Las ideas que me venían a la cabeza sonaban ridículas cuando las pronunciaba en voz alta a otras personas. En estas circunstancias, pedir consejo puede resultar contraproducente y que te desanime por ser incapaz de entusiasmar a un tercero.

Sin embargo, en el caso de la venta de ebooks de no ficción o profesionales la historia es diferente. Si cuentas con un blog y tienes una lista de correo, preguntar a tus lectores y suscriptores qué esperan de ti en el próximo libro es muy sencillo. No tienes más que preguntarlo.

Manda una encuesta de Google con varias opciones. Pregúntale a tus comentaristas más fieles por correo electrónico. O simplemente publica una entrada en tu blog con las diferentes ideas que te rondan la cabeza.

De esta forma estarías escribiendo un ebook a medida para una audiencia mucho más receptiva. Aprovéchalo.

BONUS. El gran secreto de la venta de ebooks

Me he guardado lo mejor de la venta de ebooks para el final.

Una de las claves más importantes en la venta de ebooks es el networking, conocer y tener contactos de calidad. Porque cuando conoces a personas que son afines a ti es mucho más fácil encontrar sinergias y formas de colaboración. Además, surgen de manera espontánea.

Empezar a hacer networking desde ya es la mejora manera de mejorar la venta de ebooks.

Presentarme a gente desconocida es algo que siempre me ha intimidado. Se me daba mal y lo evitaba siempre que podía. Pero un día cambié el chip.

No significa que tengas que conocer a cientos de personas ni de caerle bien a todo el mundo. Eso lo hacen los pesados y al final tiene el efecto contrario.

Simplemente tienes que escuchar a la otra persona y demostrar un interés verdadero y sincero en lo que tenga que decirte. Hacer networking tampoco va de cosas exclusivamente profesionales. Tienes que dejar sitio para otras cosas.

Gracias a que acudo de vez en cuando a eventos de bloggers en Madrid pude contactar con varios amigos o blogging buddies para que me echasen un cable promocionando mi novela. Hice entrevistas y guest posts y gracias a ellos El Consultor llegó al número 1 de iTunes el primer día.

Estos bloggers no son sólo compañeros de la red sino que tengo la suerte de tenerlos también entre mis amigos.

Así que ya sabes, la venta de ebooks necesita que te deshagas de todas esas supercherías y que te pongas las pilas con el networking. ¡Empieza ahora mismo!