Saltar al contenido

Por qué escribo libros incluso si pierdo dinero con ello (y tú también deberías hacerlo)

Hace unas semanas tuve una crisis existencial. Comencé a preguntarme por qué escribo libros y los publico, aún sabiendo que a veces vaya a perder dinero y mi valioso tiempo por el camino.

por qué escribo libros

¿Qué estoy haciendo con mi vida?

De pequeño, en casa y en el colegio, me educaron diciéndome que de mayor podría ser lo que quisiera. Astronauta. Bombero. Presidente del gobierno.

Ahora que soy adulto ya sé que todo esto era mentira. Lo sé desde hace años. Jamás podría haber sido ingeniero de robótica, mi sueño de niñez, porque simplemente odiaba la física, química y las matemáticas.

Y sin ellas no habría podido licenciarme en algo que se asemejara a ingeniería.

Al final, acabé estudiando ADE bilingüe por descarte. Mi hermano Peio me dijo que ADE estaba bien y que las asignaturas en inglés serían pan comido para mí. Me gustaban las ciencias sociales, ya que tenían lo justo de matemáticas mezclado con el comportamiento humano y social.

Así que estudié y me saqué la carrera en cuatro años.

Unas semanas después de terminar, me contrataron en Accenture. Pero había estado echando mi CV en media docena de empresas más. Accenture fue casi mi última opción.

Otra vez, una elección por descarte.

Mi vida laboral comenzó con la ilusión de quien empieza un trabajo por primera vez. Todo es nuevo. Te pones un traje por primera vez. Tienes tu primer sueldo. Vives solo de nuevo (por suerte, viví en Lisboa y Manchester un semestre en cada una).

Pero luego, la brutalidad del día a día en una compañía sin alma te tira de bruces contra la realidad. Acabas odiando el trabajo y te planteas todas las elecciones que hiciste hasta llegar a donde estás.

Todos esos descartes, que te empujaron de un sitio a otro sin que tuvieras el valor suficiente para decidir. Tomar las riendas de tu vida y saber decir “No” cuando hizo falta. Aunque me quedara sin opciones.

Algo así me ocurrió hace unas semanas. Fue un momento en el que me volví a preguntar si estaba haciendo lo correcto. En el que inevitablemente me pregunté “¿Por qué escribo libros si pierdo dinero con ellos?”

Esta es mi respuesta.

Por qué escribo libros y seguiré haciéndolo mientras viva

Esta historia sonará a quienes leyeron hace unas semanas mi artículo sobre Qué hacer cuando tus libros no te dan para vivir como escritor.

Mi paso por una consultora fue una experiencia vital que no cambiaría por nada. Gracias a ella, encontré mi pasión en la escritura. No solo de ficción con la novela El Consultor, sino también en el análisis estratégico de compañías tecnológicas.

En un momento dado, tuve que tomar la decisión que había estado evitando todos esos años. Dejé mi trabajo y comencé a perseguir mis sueños de convertirme en escritor.

Pero no todo ha sido un camino de rosas. Ganarte la vida escribiendo libros es muy difícil. Ahora mismo, no dedico todo mi tiempo al libro que llevo meses pensando.

Y eso, a cualquier escritor, le desespera. A veces tienes la sensación de que no avanzas.

Como si estuvieras empujando una piedra cuesta arriba y nunca consiguieras llegar a la cima.

Es en esos momentos en los que miro hacia atrás y veo todo lo que he conseguido. Por eso, hoy quiero plasmar blanco sobre negro por qué escribo libros.

#1. Saber que estás construyendo algo tuyo

El trabajo por cuenta ajena está bien si lo que quieres es ayudar a otros a cumplir sus sueños. Todo a cambio de la seguridad de un sueldo a final de mes.

Pero cuando abandones ese trabajo o te echen, te darás cuenta de que no tienes nada. Experiencia de sobra, pero nada tangible. Algo que puedas decir a los demás “le eché un par de huevos y esto es lo que conseguí“.

Un libro es justo lo contrario. Es una forma de decirle al mundo “creí en mis ideas, mi argumento o mi conocimiento y aquí puedo demostrarlo”.

Es algo tuyo. Nadie podrá quitarte la autoría de un libro. El derecho de autor no se puede renunciar.

Y eso es una gran satisfacción. Esta es la principal razón de por qué escribo libros.

#2. Cada libro que escribo me enseña algo de mí mismo

Siempre digo que hay que estar loco para escribir un ebook. Vivimos en una sociedad en la que se destaca lo externo a nosotros, dejando de lado aquello que viene de dentro.

Vivir hacia fuera nos anestesia de la verdadera misión que todos y cada uno de nosotros tenemos. El tiempo que se nos ha dado es muy valioso y no podemos dejar que se escurra entre nuestros dedos sin averiguar la razón de que estemos aquí.

Sin ponernos demasiado metafísicos, esto no tiene que ver con la religión ni nada parecido. Es una cuestión de búsqueda de ti mismo, de conocerte y saber quién eres.

Cuando me pregunto por qué escribo libros, mi segunda respuesta es que me ayuda a conocerme a mí mismo. Saber quién soy. Y lo más importante, saber quién no soy.

En cada uno de mis libros he dejado un trocito de mi alma, ser o como quieras llamarlo. Cada uno de ellos me ha enseñado algo de mí mismo que no hubiera aprendido de otra forma. O hubiera tardado años en hacerlo.

#3. Me gusta escribir

Si en la vida dedicas mucho tiempo a algo que no te gusta de verdad, lo más normal es que acabes dando tumbos de un lado a otro.

Con un poco de suerte, encontrarás aquello que te gusta por el camino.

Algunas personas nacen sabiendo lo que les gusta. Otras tardan unos pocos años en encontrarla. Los hay que les cuesta toda la vida.

Pero cuando lo descubres, sabes perfectamente que has encontrado aquello que buscabas.

A mí me pasó con la escritura. Me gusta escribir porque es una manera de dedicarle toda mi atención a algo que será mío. Dedicarle tiempo a pulir y perfeccionar un texto hasta que quede como quiero, como un joyero con un diamante en bruto.

También me gusta escribir porque cuando lo hago, encuentro otras ideas que no se me hubieran ocurrido jamás. No ha habido una sola vez que me haya sentado a escribir, ya sea un artículo o un párrafo de un libro y que no me haya llevado a otra parte.

¿Por qué escribo libros incluso perdiendo dinero? Porque no todo lo valioso en la vida tiene un número pegado.

#4. Porque me permite probar cosas nuevas

Creo que todas las personas tienen en su interior un afán por probar cosas nuevas. Experimentar. Ir donde otros no han ido nunca.

Algunos satisfacen esa necesidad escalando montañas. Otros conduciendo un F1 a una velocidad endiablada. O cosas más mundanas como hacer una tarta de zanahoria perfecta.

Para mí, una de las premisas fundamentales a la hora de escribir un ebook es hacer algo nuevo. Probar algo que no haya podido hacer con otro ebook anterior. Poner en práctica pautas para escribir mejores historias y personajes.

Porque un libro, a diferencia de lo que nos decían de pequeño, SÍ puede ser lo que nosotros queramos que sea. Los límites los ponemos nosotros.

¿Por qué escribo libros? Para llevar mi mente y mi imaginación al límite.

#5. Surgen oportunidades de negocio

Steve Jobs solía decir que si te preocupas de hacer un buen producto, el dinero sería una consecuencia de ello. Pero si cambiabas las prioridades y ponías el dinero por delante, al final acababas teniendo un producto terrible.

Creo que ha quedado claro por qué escribo libros aunque pierda dinero con ellos. Porque muchas veces consigo algún intangible que compensa la inversión en tiempo, dinero y esfuerzo.

Pero tampoco es cuestión de arruinarnos escribiendo ebooks a diestro y siniestro. Por eso, en Ebook Hermanos publicamos artículos sobre tácticas de marketing para escritores independientes, entre otros temas.

Cada libro es como una semilla. La tienes que plantar y cuidar para que pueda salir un árbol que dé frutos. A veces no sabes qué frutos van a salir. Unos son más importantes y otros menos.

Pero lo que sí es cierto es que algunos de esos frutos pueden cambiarte la vida. El año pasado, conocí a una autora suiza que había ido a Whistler a esquiar. Me contó que hace unos años publicó un libro sobre recetas de pastelería. Trabajaba en banca o en la bolsa de su país, no lo recuerdo.

No tenía ningún contacto en el mundo editorial, pero siempre había querido dedicarse a la pastelería. Por lo que decidió escribir su libro en formato ebook y autopublicarlo.

El ebook fue un fracaso en ventas. A pesar de esto, uno de sus ejemplares cayó en las manos de un cliente suyo que lo leyó y le ofreció invertir en su propio negocio. Ahora tiene una pastelería desde la que da rienda suelta a sus inquietudes culinarias.

Su vida dio un giro muy similar al mío cuando lancé mi primer ebook. Por eso, nunca hay que subestimar las oportunidades que te brinda publicar tu ebook.

Ahora te toca a ti. Hazte esta pregunta y deja tu respuesta en los comentarios: “¿por qué escribo libros?”