Saltar al contenido

Sólo los valientes escriben ebooks

sólo-los-valientes-escriben-ebooks«Sólo los valientes escriben ebooks» es una frase que leí hace unos años y que me causó una gran impresión en mi interior. Por aquel entonces estaba escribiendo mis ideas en un archivo en mi ordenador, sin saber que después acabarían siendo las semillas de mi primer libro.

No recuerdo si me la dijo alguien o la leí en alguna parte. Lo importante es que llegó hasta mí.

En ese momento supe que tenía que darle un uso a esas ideas y que el medio para hacerlo sería un ebook.

Fue una certeza ineludible.

Pero me dio miedo. No me gustaba el hecho de que otros leyeran mis palabras. Que les parecieran ridículas, absurdas o incluso se rieran de mí.

Cuando uno se sienta a escribir acaba dándose cuenta de que unas ideas le llevan a otras y esas nuevas ideas a otras aún más diferentes. Al final estás escribiendo directamente desde lo más interno de tu ser.

Es tu alma la que escribe.

Por eso te da miedo lo que otros piensen de ti, el famoso «qué dirán». Que descubran esa parte de ti que tanto esfuerzo has dedicado en ocultar a los demás, como si fueras un psicópata.

Es por eso que sólo los valientes escriben ebooks. 

El vértigo del escritor independiente

Voy a contarte algo que muy pocas personas a mi alrededor conocen. Cuando me estrené como editor en Applesfera lo hice con una serie de entradas llenas de pasión.

Aunque ya tenía mi propio blog en el que escribía, era una gran responsabilidad hacerlo en un medio tan grande. Con una audiencia gigantesca que convertía en insignificante a la que tenía El Espectador Digital por aquel entonces.

Horas de preparación, investigación y aprendizaje, sobre todo al hacerlo en un «admin» que no conocía y utilizando HTML como formato (algo que en WordPress apenas tocas).

Antes de publicar esos primeros artículos, tuve vértigo. Suponía un salto al vacío para el que creía no estar preparado. Fue entonces cuando me acordé de esa frase: «sólo los valientes escriben ebooks».

Publicar un artículo en un medio es como publicar un ebook por fascículos, por lo que en cierta manera me resultó más fácil reunir las fuerzas necesarias para ser valiente y presionar el botón «Publicar».

Tener miedo ante una semejante oportunidad sonará absurdo.

Pero te aseguro que dices eso porque lo ves desde fuera. Vivirlo en primera persona es diferente. Mucho.

«Haters gonna hate» y el peligro que entrañan

«Las ideas pueden ser muy poderosas, pero comienzan como pensamientos muy frágiles» – Jony Ive.

Quienes escriben ebooks se verán reflejados en esta frase. Cuando un escritor piensa en las ideas que está integrando en su libro, en su mente es como un castillo sólido. Inatacable por ningún flanco. Robusto.

Eso no siempre ha sido así.

Todo libro comienza como un pensamiento frágil. Uno que si no alimentas y cuidas con tu dedicación puede desvanecerse.

Si lo expones en voz alta cuando aún es un pensamiento y no una idea, dos palabras pueden matarlo para siempre: «Menuda tontería».

Puff.

Adiós al pensamiento y adiós al ebook en el que habría desembocado.

Como escritor independiente, tienes que estar preparado para presentar tu obra y que no guste.

Volviendo a esos primeros artículos que escribí en Applesfera, debo decirte que en tecnología no hay discusiones más polémicas que las que se generan en torno a Apple.

Mi primer artículo en este medio fue este sobre el «Zillonario negocio de las cifras contra Apple«. Con Z.

Tuvo muy buena acogida, pero hubo una serie de comentaristas que no se lo tomaron muy bien. Después de dedicarle muchas horas, correcciones y cálculos a ese artículo, me sentí mal.

Al igual que les sucede a los que escriben ebooks, secretamente esperaba que gustara a todo el mundo y eso es imposible. No puedes gustar siempre sencillamente porque nunca llueve a gusto de todos.

¿Te has fijado cuando miras las opiniones de un restaurante fantástico siempre hay el típico listillo que dice eso de «no le pongo 5 estrellas porque siempre se puede mejorar en algo»?

Es la misma situación.

En inglés se dice eso de «haters gonna hate» o «los odiadores siempre van a odiarte«. Nunca llueve a gusto de todos.

Si quieres saber cómo hacer frente a las reseñas negativas de tu ebook, échale un vistazo a esta entrada.

En resumen y sabiendo lo que te puedes encontrar, los valientes son los únicos que escriben ebooks.

Eres la bomba

Lo lógico es pensar que hay que ignorar las malas críticas, los troles y todo eso. Enfocarte en los que aplauden lo que escribes. Es reconfortante ver cómo hay un determinado público al que le gusta lo que haces.

Pero ten cuidado.

Si te repiten demasiado puedes correr el riesgo de creértelo. Creer que todo lo que publiques va a ser buenísimo, haciendo que tu confianza empiece a hincharse y a nublar tu escritura.

La adulación también tiene su lado negativo y puede hacer que dejes de ser tú mismo al escribir tus libros.

Publicar un libro implica cierto riesgo en el momento de pulsar el botón. Has estado trabajando durante meses o años en tu ebook, dejando una parte de tu alma en él.

Por muy bien que te haya ido en el pasado, si no sientes miedo de dejar tu ser al desnudo, es que no merece la pena lo que escribes. Las críticas positivas están bien, pero pueden interferir en tu desarrollo como escritor.

Por mi experiencia, creo que es mejor no enfocarse demasiado en las críticas, ya sean buenas o malas. Detenerse en ellas te distrae de tu verdadera labor: escribir tu próximo bestseller.

7 pasos para convertirte en uno de los valientes que escriben ebooks

A lo largo de nuestra historia ha habido numerosos ejemplos de personas valientes. Decenas. Cientos.

Algunos que me vienen a la cabeza son:

  • Los exploradores del nuevo mundo que marcharon hacia lo desconocido, a miles de kilómetros de sus hogares y la civilización.
  • Los soldados americanos, canadienses y británicos que desembarcaron en las playas de Normandía aquel 6 de junio de 1944, sabiendo que miles de alemanes les estaban esperando armados hasta los dientes.
  • El lanzamiento del iPhone en 2007, un dispositivo en el que Apple apostó su propio futuro. Varias personas influyentes en el sector lo ridiculizaron, incluidos Steve Ballmer de Microsoft y Ed Colligan de Palm.

Fueron situaciones excepcionales protagonizadas por personas valientes, cada uno en su campo y a su manera.

Pero no hay que confundir la valentía con «hacer las cosas sin ton ni son». Ninguno de ellos consiguió su objetivo sin seguir una serie de normas. Los que escriben ebooks también necesitan unas y eso es lo que vamos a ver a continuación.

#1. Planifícate a fondo

Si eres escritor independiente, lo más probable es que no estés preparado. No puedes esperar que al sentarte un día delante del ordenador la historia o libro que quieres escribir va a salir solo como si fuera una impresora.

Necesitas planificar y prepararte a fondo.

Si estás escribiendo una novela, escribe en una ficha el nombre, apellido, profesión e historia de tus personajes. Establece su fecha de nacimiento. Ponles una foto (buscada en internet) que te ayude a visualizar su aspecto. Pon blanco sobre negro qué es lo que les mueve en tu historia.

Haz un listado con la temática de cada uno de sus capítulos. Escribe el principio y el final de la historia.

En caso de que se trate de un libro de no ficción, apunta todas las cosas que aprenderá el lector al finalizar tu ebook. Después, organízalo por temas y fíjate en cómo enlazan unos con otros.

De esta forma, cuando te sientes a escribir ya tendrás listo tu plan y la escritura fluirá mejor sin detenerte de forma constante. Pensar en un personaje nuevo o en cómo encaja un capítulo que no habías considerado consume mucho tiempo y esfuerzo.

#2. Imponte un horario y una disciplina

Si pactas contigo mismo una estrategia y mantienes la disciplina necesaria para cumplir con ella, verás que no sólo te conviertes en un escritor más prolífico, sino también en un mejor escritor. La disciplina no sólo no constriñe la creatividad, sino que la alimenta. Escribir todos los días entrena el cerebro y lo moldea hasta adaptarlo a una costumbre sin la cual no podrá pasar una vez arraigado el hábito – Ana Bolox.

Poco hay que añadir a este párrafo sobre la disciplina del escritor independiente. Escribe todos los días, aunque sea una frase. De esta forma, habituarás a tu mente a concentrarse y cada día te resultará más sencillo y rápido retomar el hilo del día anterior.

Eso sí, hazlo sin ponerte metas poco realistas. Si durante el día trabajas en una oficina, no te obligues a escribir durante 5 horas por la noche porque acabarás odiando el teclado y la pantalla de tu ordenador.

#3. Declárale la guerra al bloqueo de escritor

La semana pasada, mi hermano Peio hizo un reportaje exhaustivo sobre el bloqueo creativo del escritor, sus causas, formas de identificarlo y tratarlo. Es una guía muy completa y con soluciones fáciles para quien le preocupa quedarse en blanco y sin ideas a la hora de teclear en el ordenador.

Si eres capaz de imponerte un horario y una disciplina, será mucho más difícil que el bloqueo de escritor te atrape en sus garras.

#4. Lee y escucha a quienes te rodean

Creo que escribir es un arte que nos ayuda a conectar con las personas de nuestro alrededor. No me refiero sólo a tus amigos, familiares y compañeros de trabajo sino también con quien te cruzas por la calle, viajas en el mismo vagón del metro o haces cola en el supermercado.

Los que escriben ebooks realizan un acto de empatía con los demás a un nivel diferente al que estamos acostumbrados.

Utiliza esas cosas, anécdotas y eventos de tu alrededor para integrarlos en tu libro. Le darán humanidad y realismo a la historia.

#5. Investiga y recaba datos

En mi novela El Consultor hay un par de capítulos ambientados en un hotel 5 estrellas situado en el corazón de Viena. Se encuentra en una calle peatonal y destaca por su fachada rococó. El interior del hotel es igualmente recargado, con muebles ostentosos y el color dorado por todas partes.

En mi cabeza veo perfectamente las escenas que se desarrollan allí. Pero, ¿sabes una cosa? Jamás he puesto un pie en Austria.

Hoy en día cualquiera puede describir un paseo por las calles de Vancouver, visitar el impresionante Stanley Park y ser testigo del atardecer reflejado en los rascacielos de la ciudad sin alejarse de su ordenador.

Existen herramientas como Google Maps y Google Street View desde las que podrás hacer pasearte por las calles de cualquier ciudad como si estuvieras ahí. ¡Y son gratis!

#6. Escribe primero, revisa después

Sé que cuando escribes quieres que todo sea perfecto. Que el razonamiento y los hechos que expones sean de una lógica aplastante. Tanto, que el desenlace de tu libro sea inevitable.

Es por eso que muchas veces, quienes escriben ebooks se empeñan en que cada párrafo que teclean esté perfecto. Es algo muy sensato, pero déjame decirte que estás perdiendo tu valioso tiempo.

Cuando aún estás tecleando tu primer borrador, lo importante es avanzar. Aunque sea un par de frases cada día.

No te detengas.

Ya habrá tiempo de leer, releer, corregir y revisar tu libro después. Ahora es más importante dejar que fluyan tus ideas y que las transformes en palabras.

Si estás continuamente corrigiendo faltas ortográficas y modificando escenas o capítulos, dejarás escapar tu inspiración. ¿Quién sabe cuándo volverás a encontrarla?

#7. Prepara una estrategia para vender tu ebook

«¿Vender un ebook, yo? No me hace falta, va a ser tan genial que se venderá solo» —todos los autores independientes en algún momento de su carrera.

Una de las grandes verdades de estos tiempos digitales es que nadie te prestará atención si no te conoce.

No puedes esperar que tu libro se vaya a vender simplemente porque tú creas que es una obra maestra. ¿Sabes lo difícil que es convencer a alguien de que lea el libro de un autor desconocido? ¿Dedicarle las 20, 30, 40 o 100 horas necesarias para terminarlo?

Es casi imposible.

Necesitas transmitir el valor que tú crees que tiene tu ebook por los cuatro costados.

Por eso, no puedes perderte este checklist que hemos preparado para publicar un libro en Amazon y convertirlo en bestseller.

Y tú, ¿eres de los valientes que escriben ebooks? ¿Cuáles son las dificultades a las que te enfrentas como escritor independiente?