Saltar al contenido

Qué hacer cuando tus libros no te dan para vivir como escritor

cuando tus libros no te dan para vivirEs duro cuando tus libros no te dan para vivir. Es una realidad que he tenido que sufrir de forma recurrente durante años. En concreto, más de tres.

El mismo tiempo desde que decidí dejar mi trabajo como consultor en Accenture.

Tras cinco años trabajando en esta consultora, sabiendo que entraba a las 9:00 pero sin saber si esa noche saldría a las 20:00, las 22:00 o las 03:00 del día siguiente, acabé más que harto. No por tener que trabajar duro, eso no me importaba.

Un día me di cuenta de que ese trabajo era todo lo contrario de lo que esperaba conseguir en mi vida. Y no quería levantarme dentro de treinta años y ver cómo había renunciado a todos mis sueños por la seguridad de un trabajo que odiaba.

Sabía que nadie vendría a buscarme si no hacía algo al respecto.

Tuve la suerte de encontrar pronto aquello que me apasionaba: escribir sobre estrategia, disrupción y modelos de negocio de las compañías tecnológicas.

Así es cómo lancé mi primer ebook, El Espectador Digital, que alcanzó el número 1 de iBooks durante varios días y conseguí más de 3.000 descargas en dos semanas. Esto me sirvió para abrirme los ojos y descubrir lo que quería hacer: vivir como escritor.

La realidad, como muchos sabéis, fue muy distinta.

Elige tu objetivo de ingresos como escritor

Es imposible dedicarse en exclusiva a la escritura cuando tus libros no te dan para vivir como escritor. Por eso, es hora de utilizar las matemáticas.

Vamos a echar cuentas. Pongamos que nuestro objetivo es conseguir tener un «sueldo» medio al mes de 1.000 euros. El cálculo que tenemos que hacer es averiguar cuántos ebooks tenemos que vender al día para alcanzarlo. Veamos:

Esto quiere decir que por cada ejemplar ganaremos 3,99 x 0,7 = 2,793 euros.

Si dividimos los 1.000 euros que nos hemos puesto de objetivo, tendremos que vender 1.000 / 2,793 = 358 ejemplares al mes o 12 al día.

Así, sobre el papel, no parecen demasiados. Lo difícil es mantener esa cifra de media y a lo largo del tiempo.

Lo cual significa que para vivir como escritor unos días venderás 20 y otros días venderás 4 ejemplares. Pero lo normal es que los escritores desconocidos no vendan ninguno. Algo que hace muy difícil ganarse la vida escribiendo libros.

¿Qué hacer cuando tus libros no te dan para vivir?

Por suerte, existen alternativas cuando tus libros no te dan para vivir.

Irónicamente, se trata de seguir escribiendo, pero esta vez para otros. Te voy a dar cuatro opciones que pueden servir para complementar tus ingresos.

Alternativa #1. Escribir como freelance en otras webs

Como comentaba al principio del artículo, escribir sobre el punto de vista estratégico de las compañías tecnológicas es mi pasión. Llevaba leyendo durante años las diferentes publicaciones sobre tecnología en español y siempre echaba de menos ese mismo punto de vista.

Ya había escrito mi ebook y había lanzado un blog con el mismo nombre. Gracias a esto, podía mostrar lo que era capaz de escribir y aportar. Era una especie de entrenamiento de lo que vendría después. Mi objetivo era conseguir ser redactor en uno de los grandes blogs de Weblogs, la mayor compañía de medios de Europa.

¿Cómo lo conseguí? Cuando tus libros no te dan para vivir, uno se vuelve más astuto. Elaboré un plan muy detallado con el que alcanzar ese objetivo. Era el siguiente:

  1. Escribí las mejores entradas que había escrito hasta el momento en mi blog. Centré todos mis esfuerzos en una en especial, era esta: La cuota de mercado de Android es literalmente una broma. Más de 2.000 palabras, gráficas, vídeo y lo que más cuenta en estos casos: una opinión bien fundamentada y con datos a prueba de bombas.
  2. Comencé a compartir los artículos de Applesfera (uno de los medios de Weblogs) mencionando a sus autores. Comentaba las mejores entradas e intentaba aportar valor a la conversación. Siempre en tono positivo, si no veía algo bueno que decir, mejor me callaba. Intentaba ayudar a otros comentaristas si podía.
  3. Uno de los blogs de la misma empresa organiza un evento anual en el que hay conferencias y productos para que los asistentes los puedan probar. A él acuden también redactores y empleados de Weblogs, por lo que sería la oportunidad perfecta para hacer networking.
  4. Conseguí una entrada para el evento y me aseguré de estar ahí con tiempo para ver y hablar con la gente, a pesar de que no conocía a nadie de antemano. Tuve la suerte de poder hablar con algunos de los que ahora son compañeros, con los que conversé con normalidad esperando una oportunidad.
  5. A estos eventos hay que ir siempre con un objetivo concreto. El mío era intercambiar direcciones de email con alguien de la empresa, a ser posible redactor de Applesfera. Tras charlar con un grupo de ellos, le pregunté a uno si estaban buscando redactores para el blog. Me dijeron que sí y obtuve un email de contacto.
  6. Al cabo de unos días, escribí el primer email para mostrar mi interés y preguntando si conocían vacantes para ser redactor. Esperé una respuesta pero no la obtuve.
  7. Al cabo de dos meses ya casi me había olvidado del tema. Entonces se me ocurrió escribir una segunda vez con una propuesta concreta. En el cuerpo del email adjunté un par de enlaces a dos artículos de los que estaba especialmente orgulloso y les pregunté si podíamos hacer una prueba. Les mandaría un set de cinco temas, con sus títulos, para que eligieran uno que acabaría desarrollando.

El método funcionó y me pidieron que escribiera un primer artículo, al que luego acompañó otro y otro más.

Finalmente, me propusieron convertirme en editor senior de Applesfera, donde escribo desde hace dos años y medio.

Alternativa #2. Utiliza tus libros y blog como carta de presentación

Cuando tus libros no te dan para vivir, no te queda otra que ser más espabilado que la media.

Si tu ebook trata sobre un tema de no ficción, es más sencillo que puedas utilizarlo como carta de presentación en eventos.

El networking, una palabra sofisticada para decir «hacer contactos», es fundamental para el escritor. Si eres un experto en un tema, un ebook puede ser la excusa perfecta para conseguir nuevos trabajos o participar en proyectos.

La gente, en general, presta más atención cuando saben que has escrito algo sobre un tema que les interesa. Es una manera de destacar sobre el resto de profesionales homogéneos que hay en el mundo laboral.

Siempre y cuando no atosigues a la gente con tu libro ni hables constantemente de él.

En mi caso, gracias a mis ebooks he conseguido trabajar codo con codo con la escuela de negocios ICEMD de Madrid. He participado en charlas y he sido entrevistado en diferentes medios de comunicación. Gracias a mi blog, salí en uno de los programas de Equipo de Investigación del canal La Sexta.

Todo esto es una rueda que se retroalimenta sola: charlas, conferencias, clases, proyectos, entrevistas, etc.

Pero también requiere tiempo para cuidar las relaciones que te consiguen dar frutos. Sé que suena contradictorio invertir tiempo que deberías dedicar a escribir a otras actividades poco relacionadas con la escritura, pero es la única manera de tener un modo sostenible de «comprar» ese mismo tiempo.

Alternativa #3. Conviértete en copywriter o ghostwriter

El primero de estos palabrejos es como se conoce en inglés a la redacción de textos.

Con la aparición de la web y la digitalización de las empresas, la necesidad de tener textos en sus páginas aumenta.

Créeme, encontrar a alguien que sabe escribir bien es muy, MUY difícil. Cualquiera puede juntar palabras, pero de ahí a tener la capacidad de crear un texto de calidad, hay un trecho muy largo.

Más aún cuando se trata de empresas que aspiran a convencer y convertir en ventas a aquellos que les leen.

Cuando tus libros no te dan para vivir como escritor, al menos tus habilidades de escritura pueden serte muy útiles en este mundo.

El ghostwriter es lo que en español llamamos «negro literario». Funciona de la siguiente manera: una persona contrata a otra para que escriba un libro de un tema concreto. Al termina el trabajo, la primera persona pondrá su nombre en el libro como si fuera el autor real, quedándose con todos los derechos e ingresos generados por las ventas.

Este tipo de trabajos son más frecuentes de lo que se piensan. Requieren muchísimo tiempo, por lo que su precio es elevado.

No solo por el esfuerzo. Imagínate escribir un ebook muy bueno y que otro se lleve la gloria.

En mi caso, hace un par de años me ofrecieron escribir un libro para un tercero. La oferta era suculenta, pero la realidad es que al final tienes que ver cómo otro se lleva todos los frutos de tu trabajo.

Aquí, en Ebook Hermanos, nos han preguntado varias veces con la intención de que escribiéramos un libro. Cuando contestas con la cifra (nunca lo hemos propuesto en serio, solo para ver cómo es la reacción), la gente se sorprende de lo que cuesta.

En cualquier caso, si te interesa este tipo de trabajos de mercenario, hay varias webs que ponen en contacto oferta con demanda:

  • Freelancer: uno de los más populares y fiables. Te registras, elaboras tu perfil, buscas proyectos y lanzas una propuesta. El problema: funciona tan bien que tienes que competir con decenas de personas en cada oferta. Si eres nuevo, no tienes reputación ni valoraciones por lo que lo único que puedes ofrecer atractivo es un precio bajo.
  • TrabajoFreelance: similar al anterior pero menos masificado.
  • Twago: del mismo estilo pero con aspecto más moderno.

Alternativa #4. Consigue un trabajo radicalmente diferente a lo que hayas hecho nunca

El año pasado me fui a vivir a Canadá.

Gracias a que mi trabajo puede hacerse desde casa, no importaba que estuviera en Madrid o en Vancouver.

Así que hice las maletas y me fui.

Con el visado de trabajo que conseguí, podía trabajar si quería en suelo canadiense. Al vivir en una estación de esquí en medio de las montañas, se abrió ante mí una oportunidad interesante: trabajar en los meses de primavera y verano en un campo de golf.

Era la ocasión perfecta para hacer algo que probablemente jamás hubiera hecho en España. Un trabajo diferente, que requería esfuerzo físico en vez de mental y en el que conocí e hice amigos de lo más variopinto.

Gracias a este trabajo, no solo pude vivir en este país durante casi un año. También acumulé una experiencia preciosa que me servirá para mis libros durante toda mi vida.

Por supuesto, no hace falta irse al otro lado del planeta para adquirirla. Puedes conseguirla en tu misma ciudad.

Una última recomendación

Cuando tus libros no te dan para vivir a veces se puede caer en trabajos tipo parche con los que «ir tirando». Es una buena solución siempre y cuando seas consciente de que se trata de algo temporal.

No los conviertas en tus trabajos permanentes o verás cómo se aleja tu sueño de vivir de tus libros.

Es muy fácil caer en la rutina y trabajar cada día sin darte cuenta de que no estás acercándote a tus sueños. Te estás alejando.

Por eso, hay que tener la cabeza fría y ser capaz de decir «No» a algunos trabajos. ¿A cuáles? Lo sabrás cuando te enfrentes a ellos.

Si conoces alguna otra alternativa útil para cuando tus libros no te dan para vivir, por favor compártela en los comentarios. Estoy esperando conocer tus experiencias.

Photo credit: leitin via Foter.com / CC BY-NC